Ir al contenido principal

Entradas

Desconectar

En ocasiones sentimos la necesidad de "desconectar" de nuestra vida. Por ejemplo pensamos que dormir, o realizar algun viaje nos ayudaría a esa supuesta desconexión. Sentimos que hemos invertido demasiado de nosotros mismos en algo, en el trabajo, en una relación, en un acontecimiento y pensamos que una desconexión de eso nos ayudaría a recuperar esa parte de nosotros que hemos cedido en una causa determinada.

Si estamos plenamente conectados con nosotros mismos y con lo que nos rodea no sentiremos que estamos cediendo una parte nuestra, podremos sentirnos revitalizados por la energía de las situaciones y no tendremos la sensación de que se nos ha robado la experiencia o que hemos sido demasiado descuidados o demasiado generosos. Tendremos una sensación de equilibrio, de claridad y de conexión, sin ataduras, sostenidos por el instante.


Lo fortuito

Las cosas que suceden en nuestra vida no “nos tocan” fortuitamente. No hay nada azaroso o casual en lo que sucede, todo es fruto de una relación o de un proceso que ya esta pasando y con el que nos estamos relacionando, seamos capaces de verlo y entenderlo o no.

La confusión es tremenda y comprensible, pero hay algo que podemos hacer: desplegar nuestra atención y ser lo mas sensibles que podamos con el sufrimiento que produce esa confusión en nosotros mismos y en los demás seres.

Dinero

Es muy común el miedo a no tener dinero, pero lo creamos o no es igual de común el miedo a tenerlo. Es como si de alguna manera el dinero viniera cargado con un bagaje que nos asusta. Y es cierto, el dinero conlleva una energía que afecta sin duda a nuestro modo de ver la vida y de relacionarnos con ella. Pero eso no quiere decir que le tengamos que temer al dinero.

Primero hemos de entender que el dinero es como cualquier posesión, es impermanente, es decir que está sujeto a la pérdida y no nos sirve para librarnos de la muerte. A partir de esa premisa podremos quizá estar preparados para aceptar la llegada del dinero a nuestras vidas y usar la energía que trae consigo para transformar positivamente nuestro entorno.

Deuda

Me he dado cuenta de que hasta hace bien poquito tenía la sensación de que el mundo, el universo, me debía algo por el hecho de existir. Cosas que habría de reclamar día tras día, o incluso de pedir como quien reza para obtener algo. Que tenga éxito, que se cumplan mis deseos... No deja de ser esta una mentalidad de pobre, de aquel que no tiene nada que dar.

Es, como digo, solo desde hace muy poco que percibo las cosas justamente al revés, que la deuda es enteramente nuestra, que el hecho de existir nos otorga la riqueza de la experiencia y de todo lo que podemos obtener con ella en la vida. Es esta una mentalidad de rico, que hace mucho mas fácil ser generosos con la vida y con todos los demás, se lo debemos todo. Gracias a la vida, como cantaba Violeta Parra.

Canción de Salé Ö a Milarepa.

"La naturaleza transitoria de la vida es como el rocío en la hierba
La impermanencia de los amigos es como conocer a viajeros en la carretera
Lo efímero de la riqueza es como la miel de las abejas
El propio país de uno es como una prisión que te ata en convencionalidad."

Canción de Salé Ö a su maestro, Milarepa.

Visión correcta

En el camino octuple del Budismo el primer punto es: visión correcta. Pero también podría ser "vista correcta" *

Esta corrección no está determinada en funcion de una forma "incorrecta"; no hay censura alguna. Visión correcta refiere a un cierto morar en el umbral, no en lo visto ni tampoco en lo que ve. Implica un cierto compromiso y voluntad de relacionarnos con cualquier situación en la que nos encontremos.


* Escribí sobre la idea de "vista" en: http://www.davidgarciacasado.net/the-view-la-vista/

Realismo

Ser realista no significa únicamente que nos ceñimos a una visión descarnada y cruda de la realidad. Toda representación de la realidad no deja de ser subjetiva.

Ser realista conlleva más bien una voluntad de identificar cuando nos estamos engañando a nosotros mismos para ver la realidad de una cierta manera que nos conviene.